Escribir, escribir, escribir

Todo lo que te pasa está guardado en ese cuerpo que arrastrás por la vida, a veces más ligero, muchas veces muy pesado.

Trabajando tus hábitos, tus creencias y plasmando todo en papel, sin pastillas, sin culpas, sin remordimientos, y de la mano de supermentoras, vas a poder atreverte y determinar hacer muchos e imperiosos cambios en tu vida.

¿Fácil? NO ¿Divertido? NO.

La fiesta empieza cuando lo que debía ser escrito se escribió, para lo cual primero debiste transitarlo. El camino de las emociones es escarpado, pero otra que el camino de Santiago, este lo podés hacer durante todo el año y durante toda la vida. Y solo te necesitás a vos, la mochila no la vas a cargar, sino a descargar.

En esos papeles, y en esas lágrimas quedarán los textos mal vividos, que te permitirán ahora sí , escribir tu mejor historia.

Siempre estás a tiempo para vivir una vida sin princesas, ni heroínas, sino de corajudas desmesuradas.

Animáte. Elegì el color de tu nueva vida, y dejá la vieja, blanca, negra y sepia, en el papel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *